giweather joomla module
Miércoles, 08 Mayo 2019 11:09

Investigan al alcalde de Talpa por millonario fraude fiscal; habría realizado operaciones simuladas con empresas constructoras

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

La Auditoría Superior de la Federación está por terminar una investigación contra empresas constructoras a las que se les asignaron obras públicas en los municipios de Talpa de Allende y Guachinango por un monto de 80 millones de pesos en los últimos dos trienios, y en donde destaca una compañía que es propiedad del actual alcalde de Talpa, Martín Guzmán Peña, de nombre Edificaciones Talpa SA de CV (Edita).

Durante varios años, Martín Guzmán Peña, mejor conocido como “El Oso”, obtuvo jugosos contratos de obra pública en dichos municipios antes de convertirse en alcalde de Talpa de Allende, pero habría cometido un cuantioso fraude fiscal al triangular la facturación para cobrar supuestos trabajos a esos dos Ayuntamientos con una empresa constructora diferente.

De acuerdo con información a la que tuvo acceso este reportero, la constructora de nombre “Edita” recibió varias adjudicaciones de obras, pero al no trasladar los impuestos obligatorios al Sistema de Administración Tributaria (SAT), como el Impuesto al Valor Agregado (IVA), esta dependencia de la Secretaría de Hacienda le canceló el sello fiscal y ya no pudo facturar, por lo que recurrió a una supuesta triangulación ilegal para poder obtener dinero de los Ayuntamientos de Talpa y Guachinango.

De hecho, la Secretaría de Hacienda tiene en la mira a otra empresa constructora de nombre “Enoch SA de CV”, que fue la que utilizó después Martín Guzmán Peña para facturar las obras adjudicadas a la compañía “Edita”, al parecer a cambio de favores y comisiones.

“Enoch” sólo se prestó a una facturación simulada, ya que es una constructora que no utilizó maquinaria, ni equipo ni nada para los trabajos a los municipios mencionados.

A la postre, trascendió que el propietario de la constructora “Enoch” –que por cierto tiene sus oficinas en la colonia Arboledas de Puerto Vallarta—es compadre del presidente municipal de Talpa de Allende, es decir, del mismo Martín Guzmán peña.

Lo más grave es que según lo investigado hasta ahora por parte de funcionarios de la Secretaría de Hacienda, la simulación fue tan grande que tampoco terminaron las obras que esos municipios le adjudicó a “Edita”; unas obras las dejaron al 20 por ciento y otras ni siquiera se realizaron; pero eso sí, cobraron un monto de dinero líquido que se estima en alrededor de 80 millones de pesos.

Por ello, el SAT solicitó a estas empresas constructoras las compulsas para verificar las obras públicas que supuestamente hicieron y al comparar la información documentada es cuando la Secretaría de Hacienda descubre que no se cumplió a cabalidad con los trabajos y que, además, los dueños de estas firmas habrían cometido una importante defraudación fiscal, al utilizar “Empresas Facturadoras de Operaciones Simuladas” (EFOS) y también “Empresas Deductoras de Operaciones Simuladas” (EDOS), con tal de cobrar enormes cantidades de recursos públicos.

Otras dos empresas que el SAT investiga por tener alguna relación con “Edita” y “Enoch”, son la denominada Grupo Constructor HQ2 SA de CV y “Armarki”, ésta última propiedad del regidor del Movimiento Ciudadano, Antonio Franco Palomera, mejor conocido como Kito Franco.

Consultada al respecto vía telefónica, la ex presidenta municipal de Talpa de Allende, María Violeta Becerra Osoria, confirmó que el actual alcalde, Martín Guzmán Peña, sí es propietario de la empresa constructora “Edita”, pero que desconocía que hubiera una investigación del SAT por irregularidades fiscales en los contratos de obras públicas.

Comentó que en su administración “obra que se concluía, obra que se pagaba”.

Antonio Franco Palomera, mejor conocido como “Kito Franco”, a su vez, precisó que la finca donde estaban las oficinas de la empresa de Martín Guzmán es de su propiedad, que él sólo se las rentaba, pero que él no es socio de las constructoras del presidente municipal de Talpa, ni tiene nada qué ver con “Enoch” o “Edita”.

Sin embargo, reconoció que sí es dueño de la empresa “Armarki”, otra de las firmas que son investigadas por el SAT, y que también obtuvo contratos de obra pública en Talpa de Allende, según se desprende del Tercer Informe de Gobierno presentado por el entonces alcalde, Héctor Javier Palomera Uribe, el 05 de septiembre del año 2015.

Por otra parte, Se trató de contactar al alcalde de Talpa, pero nos fue imposible. Esperemos que este día nos pueda dar su versión sobre esta presunta defraudación fiscal.

 

 

 

Visto 5080 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412