giweather joomla module
Domingo, 08 Septiembre 2019 11:20

Chica muerta en el CUC tenía problemas psicológicos; en 2015 drogó a sus padres y hermano con vodka y Diazepam… La reflexión

Escrito por
Valora este artículo
(9 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

La alumna pasante de la carrerea de derecho en el Centro Universitario de la Costa (CUC) de la Universidad de Guadalajara, Galilea Monserrat Rizo de la Rosa, arrastraba fuertes problemas psicológicos que podrían haber tenido su origen en el seno familiar, donde en el mes de mayo del año 2015, intentó deshacerse de sus padres y su hermano al presuntamente darles una bebida alcohólica con pastillas del medicamento controlado conocido como Diazepam, según se informó en diferentes medios de comunicación en ese tiempo.

Si bien es cierto que directivos del CUC informaron el viernes pasado que la estudiante habría sufrido un caso de acoso escolar –o bullying, anglicismo que hoy casi todos usan para referirse a este fenómeno-- por parte de dos alumnos que fueron suspendidos ocho meses por el Consejo General de la Universidad, también lo es que Galilea Monserrat tenía problemas de carácter mental que hasta ahorita han sido ocultados por sus propios padres.

Y es que la chica que se quitó la vida la semana pasada en el interior de uno de los baños para mujeres del CUC, ya había sufrido graves depresiones que eran tratadas con Diazepam y Lorazepam, fármacos que afectan los químicos en el cerebro que podría estar fuera de equilibrio en las personas con ansiedad.

Hoy, es lamentable que algunas personas intenten responsabilizar al Centro Universitario de la Costa por los problemas que esta chica ya traía a cuestas desde hace varios años, y todavía es más reprobable que se quiera afectar a la comunidad estudiantil por un problema mental que sufría una de las alumnas, es decir, Galilea Monserrat.

FUERA DE SUS CABALES

El hecho de que ella haya sido señalada como la probable responsable de intoxicar a sus padres y a su hermano (que en el año 2015 tenía 14 años) con Diazepam, habla de una persona que no estaba completamente en sus cabales.

Vecinos de Galilea Monserrat en el fraccionamiento Parque Las Palmas--, habían comentado en ese entonces que en la familia Rizo de la Rosa había muchos problemas porque la muchacha ya no quería vivir con sus papás, por lo que la noche del sábado 23 de mayo los habría intoxicado con una mezcla explosiva de droga y alcohol.

El parte policiaco que se levantó ese día, indica que fueron empleados de Protección Civil y Bomberos de la Unidad B-53, los que acudieron a una emergencia como a las 21:40 horas en una casa que se ubica en la calle Bahía de Pichelingue del fraccionamiento Parque Las Palmas, ya que al interior había personas inconscientes.

Una vez dentro de la casa, los bomberos observaron a dos personas sin sentido, la señora Marisela de la Rosa López de 49 años (madre de Galilea) y al menor Víctor A. Rizo de la Rosa (el hermano). También se encontraba el padre de Monserrat, con signos visibles de intoxicación.

UN CASO QUE NO SE JUDIALIZO

Que fue la propia Galilea Monserrat –quien ese año tenía 21 años-- la que informó a los bomberos que su mamá y su hermano habían ingerido tres pastillas de Diazepam con vodka y que presentaban signos de intoxicación.

La mamá y el hermano fueron trasladados al hospital Regional para su atención médica, pero se ignora si la fiscalía regional de justicia puso atención a este caso o lo tomó como un incidente doméstico, de los muchos que pasan en el hogar.

Lo cierto es que Galilea Monserrat nunca habría sido citada por un Agente del Ministerio Público para que explicara cómo es que sus familiares se habían tomado el vodka con el fármaco ya mencionado; aunque hay otras versiones de que sí se integró una averiguación por intento de parricidio.

Ahora bien, luego del presunto suicidio de Galilea Monserrat, surgen muchas preguntas que han quedado en el aire y que ni el Ministerio Público que elaboró la Carpeta de Investigación, ni las autoridades del CUC, han respondido, mucho menos los directamente interesados, que son los padres de la joven estudiante ahora muerta.

EL DIAZEPAM COMO DETONANTE

¿Galilea Monserrat estaba siendo tratada por un profesionista, ya fuera un psicólogo o un psiquiatra?... De ser así, quién le prescribió la ingesta periódica de los fármacos Diazepam y Lorazepam; porque entre los compañeros de la misma Galilea se sabía que ella tomaba con frecuencia estos medicamentos.

Incluso, ha trascendido que el día que la encontraron sin vida en los baños del CUC, ella dejó tirada una caja de Diazepam, pero hasta ahorita, la Fiscalía sólo ha manejado algunas hipótesis de su presunto suicidio, pero no ha informado de forma puntual los resultados de la autopsia y demás investigaciones, si es que lleva algunas.

El silencio de los padres de Galilea Monserrat, y el temor entre los compañeros de Galilea de que quieran responsabilizar al CUC por la muerte de la estudiante, reinan en el ambiente de preguntas sin respuestas en el plantel educativo.

El padre, se comenta entre algunos estudiantes, ya sabía de las conductas suicidas de su hija, pero nunca dijo nada, por lo que le pasó a Galilea en la Universidad –el acoso escolar resumido en malas palabras o carrilla en exceso—solo fue el detonante de algo más fuerte que ella venía arrastrando de tiempo atrás y que culminó en una tragedia.

LAS REVELACIONES DE JENNIFER

Y lo que todavía es más inquietante y desconcertante son los posts que una amiga de Galilea Monserrat –de nombre Jennifer Peña—subió a su muro de Facebook la semana pasada, donde revela datos que podrían servir a cualquier agente investigador de la fiscalía regional.

Por ejemplo, llama poderosamente la atención uno de varios posts que subió Jennifer Peña en esa red social, pues pareciera –y esto queremos dejarlo muy en claro y remarcarlo, es solo una suposición de nosotros-- que ella ya sabía que Galilea se iba a suicidar o, todavía más grave, que estuvo en algún tiempo o momento acompañando a la estudiante en su recorrido por estos lamentables acontecimientos.

Por igual, y a manera de carta post mortem, Jennifer Peña escribió cosas que a más de uno lo harían pensar, como lo siguiente:

“Te recordaré ya siendo feliz, ya estando en paz y más tranquila que nunca, te quiero recordar así mi niña hermosa, porque era lo que tu querías, irte de aquí; y me alegra saber que pasó como tu querías, dormidita, sin dolor, todo fue como tu querías mi niña; sé que todas estas palabras están de más, pero me rompió el alma leer esa carta que me dejaste, no tienes la idea de cómo te extraño y quisiera que fuera un sueño, te quiero tanto y siempre será así, te recordaré siempre mi niña; y haremos lo que se tenga que hacer (sic), en tu memoria mi niña”´.

TEMOR ESTUDIANTIL

La frase “me alegra saber que pasó como tu querías, dormidita, sin dolor, todo fue como tu querías mi niña”, podría indicar que Galilea ya le había dicho a Jennifer cómo quería morir, pero la amiga jamás contó algo a las autoridades del CUC o a un especialista. O quizás no tomó en serio lo que la chica le decía, pues el video donde se despide lo subió apenas el 31 de agosto.

En este contexto, algunos estudiantes están preocupados por lo que anunció Jennifer Peña en sus escritos al comentar… “haremos lo que se tenga que hacer en tu memoria mi niña” … pues piensan que la comunidad universitaria podría estar en riesgo de ser agredida por el “legado” de Galilea.

En otro post dedicado a Galilea, Jennifer Peña revela un carácter fuerte y expresa cierto resentimiento con la sociedad al decir… “tanta realidad, tanta verdad, y ahora me doy cuenta que tu sólo veías el mundo como en realidad es, poco a poco nos lo estamos acabando, ahora me doy cuenta que la que estaba mal era la puta sociedad y no tú, este mundo ocupaba más gente como tú, gente que no sea egoísta y piense en hacer dinero, que al final no nos llevaremos nada”.

Jennifer Peña no ha sido citada a declarar por ningún MP para que explique el contenido de la carta que su amiga le dejó, o por qué sabía que la muerte de Galilea fue como ella quería, dormidita, sin dolor.

Como verán, no solo el CUC y la Fiscalía tienen mucho trabajo por hacer, sino también todos los que conformamos la sociedad vallartense, pero sobre todo los padres de familia para no descuidar a nuestros hijos por más grandes que éstos sean. La comunicación, el respeto y el entendimiento siempre debe prevalecer entre todos para tener una mejor armonía, y eso se empieza desde el hogar propio, en el seno familiar.

(En las fotos tomadas de Facebook, se aprecian dos facetas de Galilea en vida, y en medio, el día de su funeral… descanse en paz)

 

Visto 8393 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412