giweather joomla module
Lunes, 08 Noviembre 2021 02:04

La herencia del Mochilas… Vallarta podría quedarse sin alumbrado público Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Hoy les vamos a contar una historia que tiene que ver con uno de los robos millonarios más descarados que se tengan memoria en Puerto Vallarta por parte de servidores públicos, de esos que llegan con piel de oveja, pero que son unos auténticos lobos, como el ex presidente municipal, Ramón Guerrero Martínez, mejor conocido como El Mochilas… de no muy gratos recuerdos por cierto… ¿lo recuerda usted?

Pues bien, el tema tiene qué ver con el contrato que firmó el Ayuntamiento de Puerto Vallarta con la empresa Citelum, filial de la firma francesa del mismo nombre, allá por el mes de mayo del año 2013, justo cuando gobernaba la ciudad el mentado Mochilas.

SIN ALUMBRADO

Y es que déjenme decirles que Puerto Vallarta está a punto de quedarse sin alumbrado público por una omisión que se viene arrastrando desde la administración del Mochilas, y que se siguió ignorando en los seis años de Arturo Dávalos Peña y que, al parecer, también se quiere pasar por el arco del triunfo el actual Ayuntamiento que preside el profesor Luis Alberto Michel Rodríguez.

Se trata de un juicio en donde un Juzgado de Distrito está exigiendo al Ayuntamiento copias certificadas de las constancias relativas al sistema de alumbrado público en vialidades, para saber si cuenta o no con los dictámenes de verificación de Instalaciones Electrónicas de todo el sistema de alumbrado a partir del 2013, es decir, a partir de que se concesionó el alumbrado de este sufrido, pero famoso Puerto Vallarta.

De hecho, apenas el pasado 01 de octubre, cuando comenzó labores el nuevo gobierno municipal emanado de Morena, el Juzgado Primero de Distrito en Materia Administrativa ordenó al director Jurídico del Ayuntamiento, Roberto Ascencio Castillo, que proporcionara copias de los dictámenes de verificación de las luminarias, o lámparas para que me entienda usted bien, que la empresa Citelum instaló por toda la ciudad en tiempos del Mochilas… y le concedió un término de 72 horas para hacerlo.

CAEN EN DESACATO

Pero al director jurídico, que es un burro, es decir, a Roberto Ascencio, le valió tres cacahuates el asunto, no hizo caso, cayó en desacato y no fue sino hasta el 07 de octubre en que envió un oficio al actual Director de Servicios Públicos Municipales, José Asunción Gil Calleja, mejor conocido como Chon Gil –un personaje muy, pero muy conocido en Bahía de Banderas, y del cual luego hablaremos, porque trae una cola no larga, sino larguísima— donde le solicita que le entregue, en calidad de urgente, copias certificadas de dichos dictámenes de verificación, que además, déjenme decirles, son de carácter obligatorio, por así marcarlo la Norma Oficial Mexicana 013 DE ENERO 2013.

LAS DIVAS

Y como a los nuevos funcionarios no les importa nada y andan como divas despidiendo a todo mundo, con guaruras de la FGR y empistolados, pues Chon Gil es fecha en que no contesta el oficio de Roberto Ascencio; y con esta actitud de “me vale madre”, pues al que meten en problemas es al presidente municipal, por ser el directamente responsable de todos los actos jurídicos del Ayuntamiento, al grado de que puede ir a prisión por desacato.

Pero bueno, como le decíamos al principio, Puerto Vallarta puede quedarse sin alumbrado público porque sabemos que el Ayuntamiento no ha solicitado la verificación de sus luminarias, esas que colocó la empresa Citelum.

¿Y sabe usted por qué no lo han hecho?… Pues porque las lámparas no van a pasar la prueba de proporcionar una energía ahorrativa y eficiente, pues todo fue un negocio del Mochilas, que a la ciudad le ha costado más de 70 millones de pesos anuales.

Para que usted se de una idea del negociazo --robo en despoblado diríamos nosotros-- que hizo el Mochilas con el alumbrado público de Puerto Vallarta, que por cierto concesionó a 10 años, hasta ahorita, se han pagado casi 309 millones 936 mil 486 pesos.

Pero no solo eso, el Ayuntamiento también ha pagado a la CFE más de 390 millones de pesos por concepto de alumbrado público, por lo que nunca hubo un ahorro, por el contrario, la ciudad terminó pagando más a la CFE y manteniendo los bolsillos de Citelum y ¡claro! del propio Mochilas… Hágame usted el favor.

LA ESPERANZA MUERE AL ÚLTIMO

Ojalá y que el profesor Luis Michel tenga la voluntad para revisar este contrato leonino e interponga las denuncias penales correspondientes, pues de lo contrario, su administración terminará pagando los platos rotos, cubriendo la corrupción de otros y manteniendo contratos lesivos para todos los vallartenses, quienes al final somos los que pagamos las consecuencias de los malos gobiernos y de los malos gobernantes.

Ya para terminar… ¿sabe usted quién era el responsable jurídico del Ayuntamiento, el síndico pues, cuando se concesionó el alumbrado público en tiempos del Mochilas?... pues nada más, ni nada menos que Roberto Ascencio Castillo, el mismísimo que ahora es director jurídico del gobierno morenista.

Entonces, ¿podemos confiar en las nuevas autoridades, o no?… es pregunta, que conste.

Visto 1207 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412