giweather joomla module
Viernes, 12 Noviembre 2021 02:31

Vacaciones de terror vivieron turistas de Ciudad Juárez; les rentan casa, los corren y roban todas sus pertenencias Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(4 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Una auténtica pesadilla fue la que vivió una familia de Ciudad Juárez que rentó una residencia en Puerto Vallarta por Internet y al llegar a este destino turístico, se topó con que el sujeto que las contactó es sospechoso de la desaparición de una ciudadana norteamericana de nombre Kathleen June Phelps, quien es la verdadera dueña de la casa Colibrí, ubicada en la calle Jamaica 1325 de la colonia 05 de diciembre.

A través del sitio “Puerto Vallarta Tours” de la red Facebook, en septiembre de este año seis mexicanos, cuatro mujeres y dos hombres, contactaron por WhatsApp a varias personas para rentar la casa Colibrí por una semana, entre las que estaban un tal Daniel Casas, una mujer que se identificó como “Ambar” y otro que se hizo pasar por dueño de la finca, de nombre “Franco”.

A través de mensajería, estos sujetos envolvieron a los turistas y les comenzaron a hablar maravillas de las bondades que ofrece Puerto Vallarta y el precio de “ganga” que les ofrecían para arrendarles la casa Colibrí, con el agregado de que ellos se encargarían de trasladarlos desde el aeropuerto en transporte exclusivo y que les conseguirían paseos en yate a módicos precios.

Incluso los embaucaron con el cuento de que el capitán de una embarcación era su amigo de la infancia para que les diera buen precio por el tour, pero que tenían que decir que el capitán era su familiar, dizque para que les hicieran el descuento.

DEPOSITAN A NOMBRE DE SCARLET SANDOVAL

Una de las afectadas –de la cual se omite su nombre por razones obvias—se animó y decidió reservar la villa de la colonia 05 de diciembre del 04 al 11 de noviembre, para lo cual aceptó pagar el anticipo de 50 por ciento de la renta que le pidieron los involucrados, en razón de ocho mil 500 pesos.

Para esto, le enviaron de inmediato una fotografía de una tarjeta del banco BBVA a nombre de una tal Scarleth Sandoval Villa (hasta le mandaron por WhatsApp una supuesta fotografía de la “administradora”) para que hiciera el depósito; y la señora, confiada en que todo era serio, hizo la transferencia correspondiente.

Sin embargo, la pesadilla de esta familia comenzó el mismo 04 de noviembre, día en que llegaron a Puerto Vallarta, ya que arribaron a eso de las 23:00 horas a la casa Colibrí y ahí las recibió el supuesto dueño, es decir, el tal Franco, a quien le entregaron el resto del dinero que faltaba para completar la semana de hospedaje, otros ocho mil 500 pesos en efectivo.

Los turistas estaban cansados y decidieron dormir, pero al otro día por la mañana empezaron a darse cuenta de algunos detalles que no les gustaron, como una serie de mensajes que les enviaban las personas que los contactaron para que “cuidaran la luz” y “no dejaran el aire acondicionado prendido en caso de salir”, además de que no había agua y les dijeron (siempre por WhatsApp) que tenían que bajar al primer piso a subir la palanca de energía, “porque Seapal recién había reparado la bomba”.

LA PESADILLA

El viernes 05 de noviembre, por la tarde noche, la familia de Ciudad Juárez fue a conocer el centro de Puerto Vallarta y a cenar, pero al regresar a la casa Colibrí los esperaba una desagradable sorpresa, toda vez que a la entrada se toparon con tres sujetos mal encarados que estaban en una camioneta pickup blanca, quienes no les permitieron entrar a la vivienda, pues les dijeron que el hombre que les había rentado, el tal Franco, no era dueño del lugar, que ellos eran los propietarios y que no podían pasar.

Los visitantes suplicaron para que los dejaran pasar, aunque fuera por sus cosas, pero los tipos se negaron; no fue hasta que una de las mujeres comenzó a llorar, que dieron acceso a la casa. Una vez adentro, descubrieron que los cuartos habían sido saqueados y que les robaron todo, incluso unos idpos, por cuyo GPS supieron en dónde estaban, pero como estaban muy asustados, ya no quisieron ir por los aparatos.

El miedo se transformó en pánico, cuando los hombres de la camioneta les informaron que el tal Franco había matado a una mujer, que buscaran en Internet para que vieran que era verdad, y que nada tenía qué ver con la casa Colibrí.

De inmediato, la familia de Ciudad Juárez pensó lo peor, que quizás estos tipos también estaban coludidos con el tal Franco y mejor se retiraron a toda prisa, a buscar un hotel dónde pasar la noche.

EL REPORTE, ATENDIDO POR EL CONSULADO DE EE.UU.

Al día siguiente, el sábado, muertos de miedo buscaron a quién contarle su amarga experiencia, ya que no quisieron denunciar en fiscalía para no meterse en problemas, pues el día del robo en sus habitaciones, llegó la policía municipal y no hizo nada, según denunciaron lo ocurrido a este medio de comunicación.

Entre el martes y el miércoles acudieron a la Dirección de Turismo Municipal a contar su versión de los hechos, con el objetivo de que las autoridades alerten a otras personas y no les suceda lo mismo, sobre todo que no caigan en las garras de estos sujetos, ya que el tal Franco puede ser muy peligroso.

En turismo municipal, una abogada indiferente les dijo que quizás los hombres que estaban afuera de la casa eran “policías ministeriales” y de plano no les hizo mucho caso, por lo que llamaron al consulado de Estados Unidos, donde levantaron un reporte de lo sucedido, y ahí sí, les dijeron que iban a investigar, sobre todo por la desaparición de la ciudadana norteamericana Kathleen June Phelps, quien fue supuesta novia del tal Franco y que desapareció desde octubre del año pasado, con el agregado que Franco se quedó con su finca, es decir, con la casa Colibrí, la misma que utilizan para cometer fraudes.

A su vez, el director de turismo municipal, contactado por este medio, Ludwid Estrada, comentó que pediría una entrevista con gente de la fiscalía para que “no pasen estas cosas en Puerto Vallarta”.

Este caso llama poderosamente la atención, porque desde el mes de mayo pasado las autoridades supuestamente buscan a Jorge Alberto Franco García y o Alberto Franco Cruz, que parece ser la misma persona que renta de forma fraudulenta la casa Colibrí; pero no lo han localizado, pese a que constantemente lo han visto en ese domicilio de la calle Jamaica.

 

 

Visto 7047 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412