giweather joomla module
Viernes, 10 Junio 2022 01:01

Hijos de Graziano Sovernigo descuidan Paradise Village y afectan a vecinos por escándalos y ruidos excesivos Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Hartos de que nadie les haga caso, ni las autoridades municipales, ni las estatales y mucho menos las federales por estar violando reglamentos y leyes protectoras del medio ambiente, vecinos del fraccionamiento Náutico Nuevo Nayarit (antes Nuevo Vallarta) han decidido tomar medidas extremas para exigir un alto al ruido y los escándalos que provienen de las instalaciones del hotel –otrora orgullo del desaparecido empresario Graziano Sovernigo—Paradise Village, también conocido como pueblito paraíso, y convocan para este viernes a todos los colonos a una junta urgente para detener los excesos de los hijos del italo-canadiense, Dany y Víctor Sovernigo.

Y es que los juniors de don Graziano Sovernigo les ha dado por organizar fiestas y eventos escandalosos todas las noches, con bailes, pachangas y eventos como “la noche del fuego”, acompañados con enormes bocinas al aire libre que impactan a todos los residentes de los alrededores, sin que hasta ahorita alguien les haya puesto un alto.

DE INCÓGNITOS

Tras recibir múltiples quejas, reporteros investigadores de VALLARTA UNO se hicieron pasar como huéspedes del hotel Paradise Village para constatar lo que dicen los vecinos del fraccionamiento náutico. Esperamos a que se hiciera de noche, preguntamos a los empleados qué actividades nocturnas tenían y para pronto nos dijeron que la más espectacular era la “noche del fuego”, por lo que decidimos acudir al llamado anfiteatro que se ubica en la zona de jardines, al aire libre, a unos dos metros de la marina, donde pudimos tomar fotografías y videos (los videos se exhiben por separado en este medio) que demuestran que, en efecto, lo dicho por los colonos es totalmente cierto.

Y en efecto, el show está a cargo de voluptuosas damas y caballeros que simulan ancestros de los aztecas para bailar y hacer piruetas con antorchas, aros y lanzas que impregnan de gasolina para ofrecer un buen espectáculo.

El evento es bueno, sin embargo, el volumen que proviene de los altavoces no es controlado, y como están enfocados hacía la marina, el ruido choca con todos los vecinos que están del otro lado y también los que se ubican a los lados, hace eco y retumba.

LA BEACH PARTY

El problema es que este espectáculo, como señalamos, es el aire libre, el ruido es enorme y las molestias son todos los días. Los residentes tienen que aguantar los altos decibeles y por si esto fuera poco, el domingo por la noche tienen que soportar los escándalos que vienen desde la playa del hotel, donde –como si fuera la cereza del pastel—se organiza y ofrece la llamada “Beach Party”. (Ver fotografía con sillas y mesas listas).

Un empleado que no quiso decir su nombre, comentó que hace tiempo un vecino de la marina –abogado de profesión—intentó por las buenas solicitar a los dueños de Paradise Village que le bajaran al ruido, pero como lo ignoraron, decidió contratar un sonido que puso todas las noches a todo volumen --hasta las 01:00 horas de la madrugada-- desde Jarretaderas apuntando hacia el pueblito paraíso, hasta que se quejaron los huéspedes del hotel.

Sin embargo, este abogado se cansó y mejor se cambió de residencia, pues el ruido continuó y continúa todas las noches, por lo que vecinos más afectados, como los de Villa Serena, edificio Karla, Villa Varadero, Velas Vista, Marina Vallarta y propietarios de yates anclados en la marina y que duermen ahí, están decididos a que las autoridades los escuchen.

LLEGAN LAS AUTORIDADES

Ante tanta presión que han hecho las víctimas de los Sovernigo, los colonos lograron que la directora general del Fideicomiso Bahía de Banderas (FIBBA), Elvia Ludmila Heredia Verdugo, enviara un oficio a todos los vecinos desde el pasado 06 de junio, para que acudan este viernes en punto de las 10:00 horas al auditorio del hotel escuela de la Universidad Tecnológica, ubicado en el boulevard Nuevo Vallarta número 65, a una reunión que será presidida por el secretario de turismo, Juan Enrique Suárez del Real Tostado, en su carácter de presidente del Comité Técnico del FIBBA, con el objeto de escuchar la problemática que día a día sufren los colonos, tomar acciones inmediatas de corrección y prevención e informar las medidas que se han estado implementando.

Se espera que de esta junta salga un acuerdo tácito para meter en orden a los hijos de Graziano Sovernigo y se detengan los abusos que cometen contra sus vecinos.

QUÉ DICE LA NORMA OFICIAL

Por cierto, desde 1994, entró en vigor la Norma Oficial Mexicana NOM-081-ECOL-1994 que establece los límites máximos permisibles de emisión de ruido de las fuentes fijas y su método de medición.

De esta manera, se tomó en cuenta que la emisión de ruido proveniente de las fuentes fijas altera el bienestar del ser humano y el daño que le produce, con motivo de la exposición, depende de la magnitud y del número, por unidad de tiempo, de los desplazamientos temporales del umbral de audición. Por ello, resultaba necesario establecer los límites máximos permisibles de emisión de este contaminante.

En dicha Norma, se indica claramente que la vigilancia de esta NOM debe estar cargo de la Secretaría de Desarrollo Social, por conducto de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, así como los Estados y en su caso los Municipios, pues son las autoridades competentes para vigilar el cumplimiento de la presente norma oficial mexicana.

Asimismo, que el incumplimiento de esta Norma Oficial Mexicana, será sancionado conforme a lo dispuesto por la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente y demás ordenamientos jurídicos aplicables, cuyas multas son muy altas.

En la segunda parte de esta investigación, les vamos a contar cómo los dueños de Paradise Village se robaron la zona federal, que debería ser de servidumbre y libre paso, que está pegada a la marina náutica.

 

 

 

Visto 713 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412