giweather joomla module
Viernes, 30 Julio 2021 02:48

El misterio de los buzos que desaparecieron en los Arcos de Mismaloya y por qué no debe construirse un espigón Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(8 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Carlos Von Hauske Leguizamo, representante legal de la empresa “Vallarta Saludable A en P” (VESAENP) advierte que de construirse un espigón frente a los Arcos de Mismaloya –como lo pretende hacer un desarrollador turístico—afectaría sobremanera las corrientes submarinas de la zona que son motivo de estudio e investigación científica para comprender como interaccionan con la falla de San Andrés en ese sitio, donde existen enormes grietas de transformación.

En un artículo científico elaborado en septiembre del 2020 denominado “Las burbujas electromagnéticas”, Carlos Von Hauske indicó que la erosión de la arena que socavaba las playas del Mismaloya desde el año 2007, delata la fuerte fricción que ejerce el rozamiento de la arena sobre el fondo del rio Mismaloya. La arena cargada de partículas eléctricas –dijo--, cae al fondo del mar y (hace) una doble fricción y al ser succionada ingresa por la grieta de la falla de San Andrés. La fuerza total de carga eléctrica atrae, por hidro electromagnetismo, una fuerza proporcional de agua del fondo dentro de la grieta, jalando una burbuja magnética de las entrañas (hidrotermales en el centro de la tierra), y sube por la grieta y sale al fondo del mar, suspendida, afectando todo a su paso, hasta tocar la superficie. 

Esta burbuja magnética es la que habrían encontrado a su paso los buzos que desaparecieron hace 16 años en esa zona, cuando según sus relojes brújula enloquecieron.

Resaltó la importancia que tiene esta zona tanto para el estudio de los accidentes geológicos-geográficos, así como las tempranas alertas emitida a los turistas practicantes del buceo por el Centro de inmersión de buzos entrenados para astronautas geólogos submarinos, ubicado a un costado del Mirador Los Arcos de Mismaloya.

ESPIGON IGUAL A PLAYA ARTIFICIAL

Dijo que un espigón sería para crear una playa artificial: “imagínate la burrada”; “si la naturaleza no la diseña y menos ahí, en una zona profunda y rocosa es porque no es conveniente el relieve ...vean en internet lo que pasó en la Florida con los Everglades”, subrayó.

Sobre la importancia de esta zona que no debe tocarse, sino estudiarse a fondo, Carlos Von Hauske recordó lo que dijo uno de los buzos sobrevivientes –de los cinco que bajaron en los Arcos de Mismaloya—en un relato platicado en 2007 a Víctor Lizárraga, que después transcribió con esta entrada… “vino a compartir su experiencia de cómo libró la muerte, así que esto fue lo que literalmente me dijo”:

“Fuimos a ver cómo la erosión de la arena socavaba la playa del Hotel Joyas de Mismaloya. Al darse cuenta que la grieta se tragaba la arena, ya abajo nunca imaginó que iba a quedar atrapado. La corriente era muy fuerte y los cinco buzos en acción al darse cuenta que su reloj se había enloquecido, se desesperaron; y al no lograr salir recordó las prácticas de buceo para librarse de las corrientes marinas, tenía que salir poco a poquito.  Él y su compañero vieron cómo la corriente se llevaba a los otros tres buzos junto con la boya de vida. Los vieron desmayarse, pero ellos lograron salir a la superficie y salvar su vida.

“Por la crónica de Vanguardia/MX el alud o deslave al que se refiere Luis Manuel Pineda Pérez sucedió poquito después de la salida de los dos buzos a la superficie”, agregó Carlos Von Hauske.

Y prosiguió: “Ahora tenemos el relato de Luis Manuel Pineda Pérez, Guardián de El Mirador Los Arcos de Mismaloya en el 2020:

EL METEORITO Y LOS ROSTROS HUMANOS

“Encontré primero dos piedritas humeantes de un meteorito de aproximadamente un metro de largo. En ese mismo lugar bajé a tomarme la foto del recuerdo. Accidentalmente al tomar la foto y al expandir el zoom de la cámara, aparecieron los rostros de tres seres humanos… ¿Es que encontré a los tres buzos ahogados en el 2007?, me pregunté… Si es así sus cadáveres (de Adán Omar y Sergio) se encuentran abajo, dado que fueron atrapados por un alud.  

Ernesto Parra, buzo experimentado, hijo de un gran surfista campeón mundial, comentó y respondió a la pregunta: ¿has buceado en el Mirador Los Arcos de Mismaloya?
Contundente respuesta me sorprende: NO

Por supuesto, esperaba la respuesta de SI y sobre todo de alguien que habría buceado el Estrecho de Bering en una maravillosa aventura años atrás.

¿Cuál es o son sus argumentos para no bucear ahí?
Las grietas abajo de las rocas que forman los arcos son la falla de San Andrés misma.

Cualquier persona con el conocimiento de geología suficientes argumentaría que la falla de San Andrés está afuera de la Bahía de Banderas y al norte, en la Baja California, muchos kilómetros mar-tierra adentro. Pero la realidad, sus amplios conocimientos como buzo, confirman que la falla de San Andrés pertenece al Cinturón de Fuego del Pacífico, una zona de elevada actividad sísmica y volcánica producto de las zonas de subducción que abarca; pero los sismos de esta zona también son producto de numerosas fallas de transformación, San Andrés es una de ellas. https://es.wikipedia.org/wiki/Falla_de_San_Andr%C3%A9s

Dice Ernesto: “¿imagínate la fuerza de succión de las corrientes de agua al fondo de las grietas? Vas a salir afuera de la Bahía, muy lejos en el mar. Si es que sales después de haber sido tragado literalmente por el mismo entorno marítimo.

UN MISTERIO

“Pero analizando su respuesta, encierra un misterio, debido a que, por otro lado, la versión sobre los tres buzos desaparecidos, dos elementos de la Unidad Estatal de Protección Civil de Jalisco y un reportero de Televisa Guadalajara, quienes realizaban prácticas en la playa Mismaloya, hace 15 años (ya 16), también muy experimentados, no concuerda con la respuesta de Ernesto Parra.

Es decir, sí es una respuesta que confirma la peligrosidad de esta zona, pero los buzos traían equipo especializado y un robot para detectar la peligrosidad de las corrientes de agua submarina, por lo que surge la misma interrogante de la existencia de un fuerte campo magnético que anula la lectura de los equipos de medición que usan los buzos, por ejemplo, en su reloj.

 Recordemos que este mismo efecto sucedió con la cámara Canon de última generación, primera videograbadora en salir al mercado como cámara convencional de cine propiedad de Suzy Chaffee. Después de captar imágenes de la Duna Gigante, San Carlos Tomatlán, Jalisco en 2014, con un chip debidamente instalado, no grabó nada en lo absoluto. Fue hasta que en un Cybe,r Abel Murga Almaraz, ahora Asociado a VSAENP, pudo encontrar las imágenes en la memoria interna de la cámara y confirmar que el chip no grabó ninguna imagen. ¿Cómo pudo ser posible en una cámara con dicha potencia?

LA BÚSQUEDA FALLIDA

Leamos la crónica original de lo acontecido con los buzos en Los Arcos de Mismaloya 2007:

“El director general de la Unidad Estatal de Protección Civil y Bomberos de Jalisco (UEPCBJ), Trinidad López Rivas, dijo que percibe difícil, pero no imposible, encontrar a tres buzos desaparecidos hace 15 días en el mar de Puerto Vallarta.
'No vamos a suspender la búsqueda, vamos a seguir trabajando, veo difícil, pero no imposible, que se dé la suerte, el milagro de que podamos tenerlos pronto, ojalá que sea en los últimos días de este mes o en enero', agregó.

En entrevista, indicó que los tres buzos desaparecidos llevan un lastre muy pesado en su cinturón con los contrapesos, de cerca de 25 kilogramos, más su equipo, y 'eso complica las cosas para que puedan flotar en un momento dado'.

'Sin embargo, en un momento, la generación de gases en el mismo cuerpo podría reventar o abrir las hebillas del cinturón, y de esta manera poder liberarse y salir a flote', puntualizó.

El funcionario detalló que debido a que Jalisco es un estado vulnerable ante diversos fenómenos, personal de la UEPCBJ se capacita de manera constante en cualquier disciplina para atender cualquier emergencia.

Lamentó que, durante el pasado curso de actualización para buceo profundo y nocturno, las condiciones del mar no fueran las apropiadas y los maestros de la escuela de buceo no se dieran cuenta del fenómeno que se estaba presentando en ese momento.

Durante la inmersión del segundo grupo a 21 metros de profundidad, agregó, encontraron una corriente fuerte que los jaló hacia el fondo, 'fue una especie de succión para quienes estaban cerca'. Dijo que de inmediato los instructores se aventaron al agua e hicieron varias inmersiones, pero desafortunadamente no fue posible localizar a los buzos en ese momento.

'Uno de los comandantes que estaba a una profundidad de 70 pies, de repente esa corriente lo jaló y en un minuto bajó 100 pies, para estar a 170 pies, quien fue auxiliado por uno de los maestros y con ayuda de él mismo pudo salir a la superficie', resaltó.
Comentó que inició de inmediato la búsqueda con personas que estaban en el lugar, reforzado con personal de Guadalajara, y 'entraron muchos voluntarios ese día y los siguientes, pero lamentablemente tiene zonas muy profundas'.

'Hay una zona de tierras frágiles, que al parecer va acumulando la corriente de agua que pasa por el Río Mismaloya, se forma una corriente alrededor, esa acumulación de arenas va sobrecargándose y creciendo el montículo y luego viene el desplome, y eso pasó, un desplazamiento de toda esa tierra'.

Añadió que esa succión la sufrió hace tres días el robot que trajeron de Estados Unidos, al ser jalado por la corriente de agua y bajar 100 pies más del lugar en donde estaba trabajando.

Resaltó que buzos de San Diego, California, y Houston, trajeron al robot, que hizo tres o cuatro inmersiones todos los días, 'pero ayer sufrió un accidente, se dañó, se tuvo que extraer y mandarlo a revisar a Estados Unidos para ver si puede regresar este quipo'.

El funcionario expresó que continúa el patrullaje por mar todos los días, y 'ha habido ocasiones en que son hasta 20 embarcaciones cruzando la bahía, y la Capitanía de Puerto exhortó a quienes llevan embarcaciones ir revisando e informar si encuentran algo'.

Dijo que realizan vuelos de hasta 10 metros de altura, 'con toda la visión para detectar cualquier objeto pequeño, no nos queda duda que son patrullajes a conciencia por toda la bahía, pero no hemos tenido suerte'.

'Sentimos pocas esperanzas, porque se siguen dando derrumbes de arena, hay una especie de terraza a cierta profundidad donde se acumula la tierra y de ahí se va extendiendo hacia abajo', dijo.

Resaltó que se tomaron medidas con el equipo de San Diego y hay zonas que tienen mil metros de profundidad, 'los pisos están plagados de peñas, no es fácil llegar a ese lugar, no hay buzo alguno que con equipo convencional pueda bajar más de lo que han descendido, que han sido hasta 240 pies'.

Trinidad López manifestó que en estos momentos realizan pláticas con personas de Estados Unidos para traer más equipo y apoyar a las labores que se llevan a cabo a estas profundidades”.

EL MISMO CAMPO MAGNÉTICO

No sorprende, entonces –puntualiza Carlos Von Hauske--, porque en esta zona, como lo menciona el distinguido Barrio, descubridor de las rocas con rostros humanos y sus dos meteoritos humeantes, fueron atraídos hacia la costa, exactamente en ese punto por el mismo campo magnético formado en la zona de la falla de San Andrés.

Curiosamente tanto las dos piedritas humeantes de meteoritos y las rocas con rostros humanos encontradas por Barrio, fue en el mismo sitio geográfico, a unos cuantos metros del Mirador Los Arcos de Mismaloya… Pero… ¿cómo fue que los cráneos, y más difícil aun, los rostros quedaran prensados, pero al mismo tiempo acomodados de tal manera que se grabaran las figuras en esas piedras y después salir a la superficie?

La respuesta está en la valiosa y muy elocuente crónica de Vanguardia/MX Crónica Notimex 2007.

En cuanto a las rocas encontradas por Barrios con rostros humanos impactados surge la hipótesis de la petrografía por hidro electromagnetismo producida por corrientes de agua y el campo magnético muy poderoso.

Si los meteoritos llegan del espacio exterior, ¿de abajo suben las piedras a la superficie por surgencia magnética? ¿Entonces se trata de una lucha entre la succión y surgencia, ambos en un juego con el campo magnético?

La teoría del derrumbe submarino sigue en pie como principal causa del choque con los buzos para ser atrapados y no encontrados por los equipos de rescate. Por esta razón los cuerpos nunca flotaron a la superficie, en donde sí hubieran sido fácilmente identificados por las cuadrillas de rescate.

Esas rocas son ahora el mudo testigo de los buzos ahogados en las profundidades del Mirador Los Arcos de Mismaloya, precisó.

Carlos Von Hauske Leguizamo, quien también es corresponsal de Agencia Espacial Mexicana en Puerto Vallarta y Vallarta Saludable A en P, vuelve a hacer la invitación para que cualquier persona que tenga conocimiento de esta zona colabore y contribuya a poder aclarar el caso de tres buzos investigadores que, con su muerte hicieron una importante aportación a la ciencia, al ser sus cuerpos ahogados, víctimas post mortem de un fenómeno extraordinario: El Hidroelectropetromagnetismo. (Foto hotel Hacienda Buenaventura/Internet)

Nota: En otro artículo vamos a dar a conocer el proyecto de esta empresa, que ya fue entregado e informado al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para instalar y construir “la Ciudad Aeroespacial” en los municipios de Tomatlán, Cabo Corrientes y Puerto Vallarta, dada la importancia de la gran duna de Tomatlán (de lo que también hablaremos) y la zona de los Arcos de Mismaloya.

Visto 7875 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412